gestoría GD Asesoría – gestoría mercantil – ¿Qué importancia tiene definir claramente el objeto social de una empresa?

Objeto social. Blog asesoría mercantil

Los estatutos de una sociedad mercantil deben incluir el objeto social de la misma. Por objeto social se entiende toda la actividad, negocios u operaciones realizadas por una sociedad.

El objeto social es una cuestión importante, puesto que conlleva la nulidad de una sociedad cuando:

  • La sociedad tenga un objeto social ilícito o contrario al orden público.
  • Se omita en los estatutos sociales la mención al objeto social.

Además, es necesario que el objeto social sea determinado y concrete las actividades que lo integran, por lo que no se aceptan expresiones genéricas como “la realización de cualesquiera actividades de lícito comercio”.

A nivel legal, es importante que el objeto social esté claramente definido por las siguientes razones:

  • El ámbito de representación de los administradores abarca las actividades comprendidas dentro del objeto social delimitado en los estatutos.
  • La conclusión del objeto social se considera una causa de disolución de la sociedad.
  • Los socios tienen derecho de separación en casos de sustitución y modificación del objeto social.

Asimismo, si el objeto social de la sociedad no cumple con el requisito de ser suficientemente determinado, el Registro Mercantil negará la inscripción de las escrituras de la sociedad. Si esto ocurre, deberá subsanarse la escritura, lo que implicará retrasos en los siguientes trámites de constitución de la sociedad así como un coste mayor.

Por lo tanto, definir el objeto social es un aspecto al que prestar atención. Por lo general, se prefiere establecer un objeto social lo suficientemente amplio como para que pueda incluir las actividades actuales y futuras de la sociedad y así evitar modificar los estatutos más adelante, puesto que es una gestión que requiere el acuerdo de la junta, la elevación a escritura pública y la inscripción en el Registro Mercantil.

Para poder cumplir con la obligatoriedad de determinar las actividades de la sociedad podemos recurrir a los códigos del IAE o del CNAE y utilizar el título de los epígrafes que correspondan a las actividades de la empresa. No obstante, este sistema no siempre será útil, como por ejemplo cuando se trate de actividades nuevas.

Para más información, puede contactar con la asesoría mercantil de GD Asesoría. 

Blog gestoría Barcelona, Valencia, Madrid, Bilbao y Zaragoza

Anterior
Siguiente