Cargando...

Nueva normativa europea del código LEI

Todas las empresas (personas jurídicas) que operen en mercados financieros cotizados estarán obligadas a disponer de un código LEI (Legal Entity Identifier). 

¿Qué es el código LEI?

El Identificador de Entidad Jurídica (LEI), es un código alfanumérico de 20 caracteres que identifica a nivel mundial a las personas jurídicas que forman parte de transacciones financieras. Se trata de un código único para cada entidad.

¿A quién afecta la obligación?

La nueva obligación de disponer de un código LEI afecta a todas las empresas que participan en el comercio de derivados. Entidades como:

  • Entidades que emiten acciones, deuda o valores para otras estructuras de capital.
  • Entidades bajo la supervisión de un regulador financiero y sus afiliadas, filiales y sociedades cartera.
  • Medios de inversión, incluyendo fondos de inversión, fondos de pensiones y medios de inversión alternativos constituidos como entidades corporativas o acuerdos de inversión colectiva (fondos paraguas, fondos de cobertura, capital de riesgo, etc.)
  • Entidades que coticen en bolsa.
  • Bancos y compañías financieras.
  • Entidades que comercien acciones o deuda.
  • Entidades de contrapartida para transacciones financieras.

Las personas físicas y sucursales no pueden solicitar el código LEI.

¿A partir de cuándo se hará efectiva la obligatoriedad?

Para poder operar en transacciones financieras se deberá disponer de este código antes del 3 de enero de 2018. A día de hoy, ya se pueden realizar los trámites pertinentes para su obtención.

Quién no disponga del código tendrá vetada la operatividad sobre esos valores en su banco (compras, ventas, etc…).

¿Dónde se puede obtener?

El código LEI se puede obtener realizando la tramitación pertinente a través del Registro Mercantil de la provincia donde radique el domicilio social de la entidad.

Es válido durante un año a partir de la obtención o de la última renovación. El LEI no se renueva de forma automática por lo que deberá solicitarse dicha renovación antes de la fecha de caducidad. En caso contrario, se tendrá que pedir un código nuevo.

A través del LEI se pretende mejorar la evaluación y gestión de los riesgos financieros, ya que ofrece una visión más precisa y completa de los riesgos asumidos por cada participante. A su vez, facilitará los procesos de resolución de las mismas.

Para más información, puede contactar con el área mercantil de GD Asesoría.